Ejercicio físico, si……pero con moderación.


Un estudio concluye que la actividad física intensa podría estar relacionada con un mayor riesgo de padecer arritmias y fibrosis. Los expertos recomiendan cautela a la hora de realizar ejercicio físico vigoroso, y sobre todo, someterse a una valoración médica previa para evitar posibles problemas de salud.

Todos sabemos que la práctica de ejercicio de forma continua y moderada es uno de los hábitos saludables claves para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, cuando dicha actividad física es intensa, puede convertirse en un problema para el correcto funcionamiento del corazón. Según un estudio del Hospital Clínic de Barcelona, el ejercicio de resistencia continuado realizado durante años podría provocar alteraciones en la estructura y función cardiaca, creando un sustrato para padecer arritmias.

En esta investigación, publicada en Circulation, se sometió a un grupo de ratas a una hora de ejercicio diario intenso durante 4, 8 y 16 semanas (tiempo equivalente en humanos a un entrenamiento diario durante 10 años), mientras el otro grupo no realizaba ningún tipo de actividad. Los científicos detectaron anomalías en la estructura del músculo cardiaco (fibrosis) en las ratas sometidas al ejercicio intenso. Según los autores, este resultado sugiere “una relación directa del esfuerzo de resistencia realizado durante años de forma continuada con las probabilidades de sufrir una arritmia cardiaca. Ello correlaciona con las observaciones clínicas de una mayor probabilidad de sufrir fibrilación auricular a largo plazo en atletas de resistencia”.

Diferencias entre el ejercicio moderado e intenso

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos aporta ejemplos del tipo actividad física de acuerdo al esfuerzo que realizamos en cada uno de ellos:

Actividad física moderada (aproximadamente 3-6 MET)

  • Caminar a paso rápido
  • Bailar
  • Tareas domésticas y de jardinería
  • Caza y recolección tradicionales
  • Participación activa en juegos y deportes con niños y paseos con animales domésticos
  • Trabajos de construcción generales (por ejemplo, hacer tejados, pintar, etc.)
  • Desplazamiento de cargas moderadas (< 20 k)

Actividad física intensa (aproximadamente > 6 MET)

  • Running o carrera continua
  • Ascender a paso rápido o trepar por una ladera
  • Desplazamientos rápidos en bicicleta
  • Aeróbic
  • Natación rápida
  • Deportes y juegos competitivos (por ejemplo, juegos tradicionales, fútbol, voleibol, hockey, baloncesto)
  • Otras actividades: trabajo intenso con pala o excavación de zanjas; desplazamiento de cargas pesadas (> 20 k).

Más control para los deportistas

Los expertos coinciden en que todas aquellas personas que realizan o vayan a iniciarse en un deporte de competición, que implique esfuerzo físico intenso, deben ser controlados por especialistas: tener una historia clínica personal y familiar, ser sometidos a exploración física exhaustiva y a pruebas de esfuerzo y electrocardiograma. Todo ello con el objetivo de descartar cualquier dolencia a nivel cardiovascular que pueda ser mortal. Por otro lado, las personas sanas que quieran realizar un ejercicio físico ligero o moderado no necesitan ninguna evaluación previa.

Ejercicio moderado y continuo

En la FEC hacemos hincapié en que la actividad física debe hacerse de forma continua y moderada para lograr un buen estado de salud, y por supuesto, acompañar dicha actividad con otros hábitos saludables como la dieta equilibrada y el abandono del tabaco. Recordemos que la American Heart Association (AHA) recomienda 30 minutos diarios de ejercicio, cinco veces a la semana. O como mínimo, 150 minutos por semana de ejercicio moderado o 75 minutos por semana de ejercicio vigoroso (o una combinación de actividad física moderada y vigorosa).

Sin embargo, insistimos en que las personas sedentarias que quieran comenzar a realizar ejercicio deben consultar antes a su médico sobre la actividad idónea de acuerdo a su estado físico. Asimismo, aquellas personas mayores de 45 años, con alguna enfermedad cardiovascular o con algún factor de riesgo (diabetes, hipertensión, obesidad) deben ser cuidadosas en este aspecto y no realizar ningún ejercicio sin la supervisión previa de su especialista.

Fuente: fund. del corazon

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: