Problemas de pies en los niños


Imagen 21

Los problemas en los pies de los niños son muy habituales. Siete de cada diez niños tienen los pies planos cuando comienzan a caminar, hecho que se produce entre los 12 y los 14 meses. La relajación de la musculatura, la acumulación de grasa en la bóveda plantar o la existencia de alteraciones anatómicas, son algunos de los factores que producen esta afección en el pie infantil.

Según los expertos, es fundamental utilizar un calzado flexible, cómodo y adecuado a cada etapa de crecimiento, para evitar alteraciones en la marcha del niño o incapacidades durante la vida adulta. Además, los especialistas recomiendan seguir los consejos del pediatra, y no los dictámenes de la moda, para elegir el calzado del pequeño, especialmente hasta los ocho años, edad en la que se define completamente la huella plantar.

El tipo de calzado, por tanto, juega un papel fundamental en el correctodesarrollo del pie del niño. Veamos qué requisitos debes tener en cuenta a la hora de comprar los zapatos de tu hijo. Además, te explicamos con detalle algunos de los trastornos del pie más frecuentes en los niños. ¡Toma nota!

 
Pies: ¿Cómo deben ser sus zapatos?

Requisitos que debe cumplir el calzado de un niño que comienza a dar susprimeros pasos:

• Los tobillos deben quedar libres. Una bota excesivamente alta y rígida está contraindicada.

• El contrafuerte del talón tiene que ser potente. La inmensa mayoría de los niños tiene tendencia a echar el talón hacia fuera, por lo que un contrafuerte reforzado les ayudará a conservar una actitud normal del talón.

• La puntera debe ser ancha, alta y reforzada.

• El resto del corte del zapato debe ser flexible, para permitir los movimientos libres.

• La suela debe ser adherente y flexible, pero no a cualquier nivel, sino en la zona en la que los dedos se flexionan al andar.

• El tacón debe ser recto; hay que evitar aquéllos que llevan prolongaciones en su cara interna (tacón de “Thomas”).

• La talla debe ser la adecuada; entre el extremo del pie y el final del zapato debe quedar una distancia de 1 a 1,5 centímetros.

• Los zapatos tienen que ser ligeros y cómodos de poner y quitar.

• Deben estar hechos con un material suave y transpirable, que permita al pie “respirar”, para evitar la maceración de la piel y las infecciones por hongos.

• El interior del zapato debe carecer de incómodas costuras en relieve.

• El calzado debe ser cerrado; las hebillas, los lazos o velcros sirven para dar estabilidad e impedir que el niño se quite fácilmente los zapatos. Además, estos cierres pueden regularse en función de la anchura del pie y el grosor del calcetín.

• El zapato se adapta a la forma de cada pie, por lo que es de uso personal e intransferible.

 

CLINOVA PODOLOGÍA, no dudes en ponerte en contacto con nosotros si tienes alguna duda, en el 924 22 27 13 en info@clinovapodologia.com o a través de nuestra página en facebook 

Fuente: mibebeyyo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: