Tag Archive | podologia infantil

Calzado infantil….



Para lactantes y gateadores

  • Utiliza un calcetín de lana o algodón.
  • Elige zapatos con la puntera redondeada por el lateral, trasera alta, flexible, suave, y un cierre sencillo (velcro o un solo lazo).
  • La suela, de piel o de goma, debe ser lisa, de 2 ó 3 mm. Recuerda, todos los materiales deben ser flexibles, con un acabado suave y sin costuras.
  • Los bebés gatean, y por eso los zapatos deben llevar refuerzos en la puntera y el talón.

Zapatos para los primeros pasos

  • Para los primeros pasos, y según el pie de cada niño, mira que la holgura interior del calzado sea de unos 10 mm. La puntera, cerrada y con un refuerzo de cierta rigidez para la protección de los dedos.
  • Calzado con caña blanda y flexible, con un ajuste suave, con el talón dentro del calzado.
  • Suela plana (no más de 3 mm) y muy flexible. En caso de tener tacón, la altura máxima debe estar entre 3-5 mm.
  • El forro, con agarre para evitar deslizamientos del pie y el calzado.

Para los que van al cole

  • A esta edad, los niños ya diferencian entre calzado de uso diario o calzado ocasional.

  • Si llevan un calzado con tacón, éste no debe sobrepasar los 10 mm de altura en niños de 7 a 10 años. Entre 10 y 14 años, esta altura no debe sobrepasar los 15 mm en los niños, y los 20 mm en las niñas.

  • El ancho del interior debe ser de unos 10 a 15 mm. La puntera cerrada, con un refuerzo de cierta rigidez para proteger los dedos.

  • A esta edad, el zapato debe llevar una entresuela de 15 mm de espesor para la amortiguación y el desgaste.

  •  Un forro rugoso en la zona de contrafuerte evitará el destalonamiento del calzado.
    Fuente: mibienestar

Pies sanos columna sana….


Es muy frecuente que los niños presenten anomalías en los pies en los primeros meses de vida. En muchos casos se corrigen de manera espontánea con el crecimiento, pero en muchos otrospersisten y terminan dando problemas en el resto de la pierna y en la columna vertebral.

Esto hace que sea muy importante diferenciar el pie normal del pie anómalo que necesita de una intervención precoz, de ahí la importancia de la podología infantil.

Las alteraciones del pie pueden darse en los diferentes ejes, el longitudinal, el transversal  y el vertical. Las más frecuentes son:

 

  • Pie talo valgo, muy frecuente en el recién nacido. El pie se encuentra en flexión dorsal y pronación, es decir, doblado hacia arriba y hacia afuera, incluso la punta del pie puede llegar a tocar la pierna.
  • Metatarso aducto o varo. Deformidad congénita postural, donde el antepié se encuentra desviado hacia dentro. Suelo desaparecer con un tratamiento precoz de masoterapia, vendaje y férulas.
  • Pie plano. La bóveda plantar aparece rellena por una almohadilla de grasa durante los tres primeros años de vida. A partir de este momento se forma la bóveda plantar. Es importante diferenciar este pie normal del pie plano congénito, del pie plano neurológico o del pie plano laxo o flexible. Es importante un diagnóstico precoz.
  • Pie cavo. No suele ser frecuente en el niño, y suele aparecer en la adolescencia. En algunos casos de problemas neurológicos, como en lesiones motoras cerebrales, aparece en niños.
  • Pie zambo o bot. Es una deformidad congénita grave del pie, siendo una mezcla de los anteriores, con un pie totalmente desviado hacia dentro. Puede ser reducido con vendajes y férulas o, en los casos más graves, necesitar de una intervención quirúrgica.

Es evidente la importancia de realizar un diagnóstico precoz para intervenir de la manera más adecuada evitando con ello problemas en el desarrollo global del niño. Una mala pisada interfiere en el resto de la cadena cinética pudiendo desembocar en problemas en la columna vertebral. La consulta con un profesional cualificado en podología infantil es una garantía desarrollo sano.

Fuente: …alfisio